jueves, 13 de diciembre de 2012

Mermelada de mandarina

Buscando una receta de mermelada de mandarina, encontré ésta. Al principio, no me decidía a hacerla porque llevaba la piel de la mandarina y no me gustan nada las mermeladas de naranja amarga industriales, pero al final no me pude resistir. El resultado me pareció excelente, tanto para comer con tostadas, magdalenas o para rellenar galletas. El punto amargo de la mandarina apenas se nota y potencia los sabores dulces de aquello a lo que acompaña. El único "pero" que se me ocurre es que es un tanto elaborado eliminar la parte blanca de todas las pieles, pero el resultado compensa.




INGREDIENTES:

1 kilo de mandarinas de piel fina y, a ser posible, sin semillas (yo puse medio y obtuve el bote que se ve en la fotografía)
750 gramos de azúcar (yo puse 375 gramos)
Zumo de 1 limón (yo puse el de medio)




Lava y pela las mandarinas. Elimina la parte blanca de piel de la mandarina con un cuchillo pequeño o puntilla y desecha. Corta las pieles en juliana o en tiritas finitas. Colócalas en un cazo y cúbrelas con agua fría. Lleva a ebullición durante 5 minutos, retira del fuego y escúrrelas. Vuelve a repetir el mismo procedimiento dos veces más.

Corta la pulpa en cuadraditos y colócala en una cazuela. Añade la piel de la mandarina hervida y bien escurrida, el azúcar y el zumo de limón. Lleva a ebullición a fuego medio.  No la remuevas, ni con espátulas, ni con cucharas. Simplemente, mueve la olla en movimientos circulares para evitar que se pegue. En unos 15 ó 20 minutos estará lista. Apaga el fuego y rellena un tarro de vidrio esterilizado inmediatamente. Esteriliza el tarro de nuevo y ya está lista.







   Preparación:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te olvides de dejar tu comentario. Tu opinión es importante.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...